Taxita

Relación entre Trabajador Autónomo y Cooperativa: Naturaleza Mercantil y Competencia Judicial

La relación entre un taxista autónomo y una sociedad cooperativa de radiotaxi, constituida como una cooperativa de servicios empresariales, ha sido objeto de debate judicial en cuanto a su naturaleza y la competencia judicial correspondiente en caso de controversias.

Naturaleza de la Relación

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha determinado que la relación entre el taxista autónomo y la cooperativa no es de naturaleza laboral, sino mercantil. Esto implica que las controversias que surjan entre ambas partes no quedan sometidas a la jurisdicción social, sino a la civil.

Antecedentes del Caso

El taxista autónomo, siendo socio de la cooperativa, presentó una demanda de modificación sustancial de condiciones de trabajo ante el Juzgado de lo Social, tras ser requerido por el consejo rector de la cooperativa para realizar guardias. Luego de un acuerdo, se le eximió de dichas guardias.

Sin embargo, posteriormente, debido a informes médicos que recomendaban reducir su jornada laboral por motivos de salud, el consejo rector decidió reincorporarlo al cuadrante de guardias. Ante esto, el taxista presentó una demanda de tutela de derechos fundamentales, argumentando su avanzada edad y discapacidad.

Decisión Judicial

El Juzgado de lo Social desestimó la demanda, señalando la falta de competencia del orden social para conocer del asunto, remitiéndolo al orden civil. En apelación, el Tribunal Superior de Justicia confirmó esta decisión, argumentando que la relación entre el taxista y la cooperativa es de índole societaria, no laboral.

Competencia Judicial

El TSJ resalta que las normas de atribución de competencia para resolver las controversias entre los socios y la cooperativa no están sujetas a la jurisdicción del orden social, sino del civil, según lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

La relación entre un trabajador autónomo y una cooperativa de servicios empresariales se considera de naturaleza mercantil, y las controversias que surjan entre ambas partes son competencia del orden civil. En este caso, el recurso del taxista autónomo fue desestimado sin entrar en el fondo del asunto, y no se le impusieron costas, al no apreciarse temeridad o mala fe en su actuación procesal.

Índice de Contenidos

Rellena el formulario y atenderemos tu consulta.

Nos pondremos en contacto contigo en menos de 24 horas (días hábiles). 

Rellena el formulario y nos ponemos manos a la obra.

Nos pondremos en contacto contigo en menos de 24 horas (días hábiles).